Llorens Port

Entrevista con el Sr. Llorens

 ¿Cuando empezaste en este negocio?

El negocio nos viene de tradición familiar. Somos la 3ª generación. Desde la primera a la tercera ha habido una evolución tanto a nivel formativo (Charcutería) como en la adaptación a los cambios sociales y económicos, variables al largo de los años.

 ¿Cuál es tu concepto actual de negocio?

Tenemos que adaptarnos a las circunstancias económicas y sociales. Tenemos que encontrar el equilibrio entre el producto que ofrecemos y su precio, que dé como resultado un acercamiento al cliente. Hace falta disponer de puntos de venta atractivos, innovadores y cómodos. Buscar nuevas líneas de comercialización igual de cercanas que la tienda o más (asociar-nos entre diferentes profesionales de toda la península). Que nosotros podamos comercializar un producto del País Vasco, con toda la normalidad y que sea posible con un intercambio directo de producción, cómo un mercado interno entre los profesionales adheridos al sector.

¿Como ha cambiado el sector de la carnicería /charcutería en los últimos años?

El hecho de que aparezca la mujer en el mercado laboral con fuerza, es un dato muy significativo. No tendría que serlo pero nuestra sociedad todavía tiene muchas connotaciones machistas y los trabajos de casa, al hombre le van grande. El no disponer de tiempo para cocinar, el pasar menos tiempo en casa, etc. ha hecho que los profesionales charcuteros nos centremos en adaptar nuestros productos a la demanda de nuestros clientes, es decir  facilitar a las familias las tareas culinarias. Los elaborados, cocinados, precocinados y los caterings forman parte de nuestro sector, con profesionales reconocidos a nivel nacional e internacional.

¿Que significa innovar en el sector de la Carnicería / Charcutería?

La palabra innovar en nuestro sector ya no se tiene que utilizar únicamente en los productos, sino también en los ámbitos tecnológicos, sanitarios, estructurales… Pienso que debe ser una constante. Fijar-nos en una nueva forma de comercialización de los productos, estar siempre en contacto con empresas como la vuestra (Cruz), punteras en el sector del diseño y del frío. Relacionarnos más entre los profesionales del sector para acercar ideas que nos puedan beneficiar a todos. El acercamiento con otros sectores como la restauración o las bodegas de vino, lugares donde tenemos mucho que decir y aprender.

La capacidad de los mostradores, la manera de exponer el producto, los quesos, los vinos de la tierra, la delicadeza, hacen, quieras o no, que la gente cambie la forma de consumir.  – Sr.Llorens

¿Al reformar notaste algún cambio en el tipo de clientes o en el consumo?

La reforma nos trajo nuevos clientes, hace falta decirlo. Una vez pasado el tiempo, la gente (y más la del pueblo) vuelve a sus hábitos. Ahora bien, una tienda como la nuestra atrae la curiosidad entre los turistas y eso hace que entren en nuestro establecimiento.

¿Aumentaste mucho la gama de productos o más bien cambiaste ofreciendo algún tipo de producto diferente?

El consumo cambia en cuanto incorporas otra manera de venta diferente, es decir, el hecho de tener una zona de libre servicio con las características como el que tenemos, hace que el cliente se sienta cómodo. La capacidad de los mostradores, la manera de exponer el producto, los quesos, los vinos de la tierra, la delicadeza, hacen, quieras o no, que la gente cambie la forma de consumir.

La lucha, la constancia de la gente innovadora, emprendedora y trabajadora, que busca soluciones, que imagina, que está en contacto día sí día con las tendencias del mundo, hacen surgir nuevas ideas y sobretodo esperanzas.

¿Cuales dirías que son los productos más importantes para la carnicería / charcutería actual, el fresco, la charcutería de calidad, los elaborados, los productos gourmet, etc…?

Un poco de cada, pero lo más importante (aparte del producto de charcutería que nos fabricamos nosotros mismos y que intentamos que sean de primera calidad) es saber mostrarlo y exponerlo. El escaparate debe ser tentador y elegante al mismo tiempo, con una iluminación adecuada, etc.

¿Nos puedes decir cuáles son las características más destacadas de tu tienda?

Cada lugar es diferente. Nosotros intentamos por una parte, cuidar y mimar lo tradicional, pero también subir el listón de charcutería de calidad. Todo esto, siempre, siempre, sin perder el norte, es decir, sabemos quién somos, de dónde venimos, donde estamos y donde queremos ir. Ofrecer a nuestra gente productos diferentes y de calidad para que no tengan que desplazarse a las grandes áreas ni ciudades para encontrarlos.

Nuestra tienda está hecha con mucho cuidado y profesionalidad donde existe una gran implicación con nuestra tierra, el Priorat. Cuidamos todos los detalles, la iluminación, la situación de los productos, los decorados, la comodidad del cliente y del dependiente, la proximidad, etc., es una conjunción que lo define todo. Un gran hecho diferenciador es que teniendo un espacio para los clientes muy espacioso no se hace patente por los rasgos característicos citados, y eso es algo difícil de conseguir. Disponer de un escaparate con visión al exterior como el nuestro ha sido un punto de inflexión importantísimo.

¿Cual crees que es el futuro más cercano de la carnicería / charcutería?

El futuro es incierto en todos los sectores, creo más en el presente, en el día a día. Ahora bien, la lucha, la constancia de la gente innovadora, emprendedora y trabajadora, que busca soluciones, que imagina, que está en contacto día sí día con las tendencias del mundo, hacen surgir nuevas ideas y sobretodo esperanzas. Hace falta buscar cosas del pasado que nos puedan servir,  nuevas salidas sin miedo a equivocarnos. Todo esto lo tenemos que hacer de forma colectiva. La individualización no nos llevará a ningún sitio. Tenemos que trabajar conjuntamente, nos tenemos que aprovechar los unos de los otros, y yo creo que esto nos hará crecer a todos.