Don Juan el emblemático Centre Ibèric

About This Project

Desde Cruz S.L. tenemos el placer de presentaros nuestro último proyecto: el emblemático Centre Ibèric Don Juan, tienda especializada en la degustación del jamón ibérico y cata de vinos desde 1956. Para este trabajo, nuestro cliente buscaba darle un aspecto rejuvenecido a su negocio con una nueva vitrina, siempre vinculando la esencia de la tienda, ese toque tradicional, con todo el equipo tecnológico necesario para tener la integridad sus productos en condiciones óptimas.

 

En primer lugar, comprobamos el espacio disponible y decidimos que lo mejor para el proyecto era la creación de una vitrina en forma de “L”. Además, el Centro ibérico Don Juan no ha querido perder ese trato personal y cercano típico de pueblos hacía sus clientes. Por ello, con nuestro equipo de profesionales tanto en diseño como en instalaciones, creímos conveniente escoger la vitrina Catalonia, la cual se caracteriza por un sistema refrigerado por aire forzado, idóneo por el tipo de producto y una amplitud de exposición adecuada para presentarlos.

 

Otras características a tener en cuenta de esta vitrina es su capacidad de adaptabilidad y personalización según la necesidad del cliente, que en este caso se tradujo en dos vitrinas: la primera de 2,4m y otra de 1,76m. En la larga nos encontramos con la mesa de mármol para cortar el jamón, que llega hasta la entrada como reclamo para clientes potenciales, además de la vitrina de auto-servicio mediante la cual el cliente podrá escoger el producto deseado.

 

Por otra parte, en el ala corta no habrá el espacio de auto-servicio, pero cuenta con un sistema de cristales rectos fijos y sistema antivaho, conservando así los productos como el primer día. Tanto el ala corta como la larga, cuentan con una decoración frontal de mármol Venato Goia de Carrara, con madera encastada Roble Nature en forma longitudinal. Asimismo, ambas cuentan con vitrinas en poliéster.

 

Como se aprecia en la imagen inferior, hemos colocado un contramostrador debajo del espejo del fondo, donde se encontrará el dependiente. Este mueble también está hecho de poliéster y con puertas de acero Inox, pero exteriormente el contramostrador está revestido de la misma madera que encontramos en el panelado. Arriba de este, colocamos mármol Carrara para así tener una mesa de trabajo de fácil limpieza e higiénica.

 

A la derecha del espejo nos encontramos con un pequeño cuarto de basuras y un lavabo. Para no perder la esencia del conjunto, decidimos seguir por la misma tónica y utilizar la misma madera, usada también en el contramostrador, en las puertas. También les aplicamos un sistema corredizo, con motivo de ganar espacio.

 

Cabe destacar el excelente e incansable trabajo de nuestro equipo buscando en todo momento la optimización del espacio. Resulta fácil verlo en la imagen, donde se puede apreciar el conjunto finalizado de nuestro trabajo. Otros elementos importantes a tener en cuenta y que dan cuerpo al proyecto, son las tres estanterías colocadas estratégicamente para resaltar los productos. La primera, la más distinguida por su tamaño y estilo, se sitúa a la izquierda de la imagen. Este primer mueble se puede dividir en dos zonas: la superior, donde se colgarán y exhibirán los jamones, y la inferior, la cual permite al cliente escoger él mismo el producto que desee.

 

Las otras dos las encontramos en la parte derecha de la imagen, donde estarán los productos gourmet y vinos colocados a la altura de la vista. A pesar de su diferencia de tamaño y formas, todas están compuestas por los mismos tres tipos de maderas: el exterior en Nogal oscuro, una capa intermedia en Cerezo Tabaco y el interior en Nogal claro.

 

No hay ni un solo detalle al azar. Si miramos al suelo encontraréis que hemos usado la misma madera empleada en el frontal de las vitrinas, entre otras cosas, que actúa a modo de alfombra, invitando al cliente a entrar. El resto del suelo está en gres. Y si miramos hacia arriba, por la izquierda, vemos un carril de focos, orientados hacia los jamones y embutidos, dirigiendo así la vista hacia los productos frescos por encima de los envasados, además de contar con una luz que resalta la calidad del producto. En la parte derecha se aprecian las lámparas colgantes en negro, con una iluminación especial led, destacando la excelencia de los productos. El conjunto general de iluminación del local se hizo mediante downlights empotrados al techo y colocados en zonas tácticas.

 

Por último, llegamos a la fachada, realizada con la misma madera de las paredes interiores y el escaparate con cristal, para que nadie pase por delante y quede indiferente. El rótulo se realiza sobre la misma madera pero las letras hacen contraste con una madera más oscura. El logotipo con el cerdo ibérico y las letras en su interior en blanco, estampados en vinilo.

Category
Carnicerías